Naciste para dejar huella, ¡por eso, escribe!
Por Carlos Cuauhtémoc Sánchez

Uno de mis mejores amigos falleció hace poco. De forma repentina. Sin aviso. No estaba enfermo, ni sufrió un accidente. Sólo falleció. Tenía mi edad. Era mi socio. En su velorio me pregunté por qué él y no yo. Ante la inminencia de que nada me hacía especial y de que nuestros lugares podrían haberse intercambiado me hice la pregunta que nadie quiere hacerse: ¿Estoy listo para morir? Analicé mi vida y encontré omisiones en diferentes áreas… pero hubo una que me quitó el sueño. Verás. Soy escritor. Aunque mis libros han sido exitosos en muchos países y han vendido millones de ejemplares, yo no me sentía listo para irme a la tumba sin haber redactado mi mayor legado. Mis secretos. Secretos profesionales. Secretos de escritor.

 

Así que me di a la tarea de gestar un libro especial. Solo para algunos: mis amigos lectores que también han soñado en ser autores; (sueño delirante en una época en la que la gente cada vez lee menos). A ese grupo de locos quise dirigirme. Todo lo que podía confesar y compartir cabía en siete desafíos y veinticinco retos. Así nació el que considero mi testamento como escritor. Conflictos, creencias y sueños Una guía paso a paso, y una invitación directa para ti, que estás leyendo este artículo. Porque te gusta leer (si no fuera así ya le habrías dado vuelta a la página buscando dibujitos). Disfrutas del idioma. Tienes el talento para imaginar y construir a través de palabras. Cada vez hay menos personas con ese talento. Si eres buen lector también puedes ser escritor. Se usan las mismas neuronas. Está por comenzar un nuevo año. Te propongo algo. Haz de este año el año en el que te convertirás en autor. Retoma la idea. Revívela. Tienes una historia que contar. Todos tenemos. Pero la tuya puede inspirar a muchos.

Eres sobreviviente de batallas cruentas. Estás de pie a pesar de los malos augurios de tus enemigos y a pesar de haber sufrido tanta adversidad. Hay en ti el espíritu de un guerrero que no puede morir sin haber dejado un legado escrito. Sigue los veinticinco retos de Conflictos, creencias y sueños. Te prometo que sucederá algo interesante. Aunque has escrito muchas cosas antes, esta vez será distinto, porque escribirás desde el fondo de tu ser.

Aprenderás a no tratar de impresionar a los demás, a enfocarte en ser tú mismo, en ser auténtico. (¿Qué sentido tendría disfrazarte o tratar de aparentar algo que no eres? El mundo está lleno de gente engañosa; tú no). Algunos no han creído en ti, porque no te conocen. Bueno, pues ha llegado el momento de quitar ese velo y mostrarte tal cual eres.

Relata tus dudas, errores y luchas interiores. Quienes alguna vez te ignoraron se asombrarán de tu calidad humana.

Está terminando el año… imagina el tesoro que tendrías en las manos si durante este año hubieses escrito un ensayo con todo lo que aprendiste, o mejor aún, una novela en la que tú fueras el protagonista. Es un buen propósito para el siguiente. Además complementará tu misión en la vida de una forma perfecta.

El año que entra te sentirás más fuerte, más satisfecho, más grande. Y habrás concluido un asunto pendiente si te toca seguir a mi amigo que se nos adelantó. Yo lo logré. Tú también puedes. Nunca lo olvides: NACISTE PARA DEJAR HUELLA… ¡POR ESO, ESCRIBE!